El Jefe de Gobierno porteño también fue notificado por el juez federal Federico Villena que fue espiado ilegalmente por agentes de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) durante los últimos años bajo el gobierno de Mauricio Macri. “Fui citado por la justicia como víctima”, comentó para señalar “no tengo más información que la bridada por los medios de prensa”. Horacio Rodríguez Larreta aseguró que irá al juzgado de Lomas de Zamora y reconoció que se trata de un hecho muy “sensible”.

En el torno del mandamás porteño barajan proyecciones distintas que se podrían dar a partir del trampolín que representa esta denuncia desencadenada bajo el gobierno de un mismo signo político al de Larreta. “Es una oportunidad para despegarse de la figura de Macri”, aseguró un dirigente aliado al Jefe de Gobierno, mascullando ideas para aprovechar la tormenta que está desencadenando la denuncia presentada por la actual titular del AFI, Cristina Caamaño.

La grieta dentro de la alianza Juntos por el Cambio es una realidad ligada a la proyección electoral del año próximo, como punto de partida para la presidencial de 2023. El ala dura que encabeza el propio Macri tiene a Picheto y Patricia Bullrich como espadas más visibles. Exponen políticas más marginales como la anticuarenta, es una alternativa que toman al no tener responsabilidad de gobierno. El ala más racional del espacio amarillo la encabeza Larreta con guiños de varios intendentes de su propio espacio. El escándalo de las escuchas ilegales será un disparador para comenzar la división del sector.