Este miércoles comenzará en la legislatura el debate del código electoral en la ciudad de Buenos Aires. La propuesta, impulsada por el ejecutivo porteño, tendrá su primer round con asesores de dos comisiones específicas para después, en sucesivas semanas, convocar a especialistas que sumen opiniones.

El cronograma fijado establece una última reunión, en esta primera etapa, para el 30 de mayo, a partir de ahí el debate se traslada a diputados.  Entre los puntos salientes y al mismo tiempo con más contrapuntos se instala la propuesta de simultaneidad de las elecciones locales con las nacionales. El diputado radical Juan Nosiglia ya adelantó su crítica en este punto al entender que se trata de oportunismo político. El código propuesto también establece la paridad de género en las listas, el debate obligatorio, la creación de un Instituto de gestión electoral encargado de administrar el proceso, y la creación de un Tribunal de justicia electoral con características similares al nacional. El diputado del PRO Diego Marías, que preside la comisión de asuntos constitucionales, aseguró ante los cronistas parlamentarios que es intención del oficialismo generar un debate amplio para lograr el mayor consenso posible (se necesita el voto de 40 de los 60 diputados que conviven en la legislatura porteña), estimando que el proyecto llegará al recinto en agosto.