Con su pobreza dialéctica habitual la Ministra de Seguridad hizo una crónica de los acontecimientos relacionados con el asesinato de Miguel Yadón (58) y dejó gravemente herido al diputado Héctor Olivares (61). Comentó como ya fueron detenidos los principales sospechados. El último de ellos, Juan José Navarro (25), encontrado en Uruguay que sería quien efectuó los disparos desde el auto estacionado frente al Congreso Nacional.

Bullrich definió como clan mafioso a los detenidos y comentó que hubo planificación previa para asesinar a Yadón por una cuestión privada, “desde las cinco de la mañana se habían reunido los dos autos (además del Vento gris hubo otro más involucrado), habían hecho una serie de movimientos extraños sobre la calle Rivadavia y se habían puesto en apresto para el ataque”. La ministra reconoció la buena tarea de jueces y fiscales y consideró que el hecho se esclareció con rapidez con la supervisión “hora por hora” del presidente de la nación. En un tuit la ministra fue más lejos al definir al clan mafioso como “gitano”, una observación con ribetes discriminatorios que están fuera de lugar especialmente para un funcionario nacional.