Las primarias electorales son muy útiles. Una prueba de esto será la batalla electoral que tendrá el populoso distrito de Tigre el próximo 11 de agosto, cuando el actual intendente, Julio Zamora, enfrente al candidato del ex mandamás del municipio Sergio Massa. Todo parece indicar que será la esposa del líder del Frente Renovador, Malena Galmarini, quien se postule para enfrentar a Zamora dentro del espacio que impulsa a Alberto Fernandez y Cristina Fernández a la presidencia de la Nación.

Zamora viene realizando una gestión en la que supo mantener activo un plan de obras pese a los recortes financieros que le infringió María Eugenia Vidal desde la gobernación bonaerense. Zamora tomó distancia de Massa cuando éste enfrentó al peronismo. Se mantuvo dentro del PJ y logró consolidar el apoyo de intendentes de su mismo partido que lo animan a mantener la pelea por seguir al frente del palacio de la avenida Cazón. Hace pocas horas se mostró (foto) junto a compañeros de organizaciones sociales, en lo que definió una «reunión para pensar el futuro de Tigre». Ahí estaban representantes del Movimiento Evita, del Partido del Trabajo y el Pueblo (PTP), de la Juventud Peronista, del Frente Grande, del Partido Solidario y del grupo Octubres. En un documento público Zamora denunció que el Frente Renovador (Sergio Massa) pidió su proscripción en el marco del acuerdo para el apoyo de la candidatura presidencial de Alberto Fernández. El jefe comunal de Tigre reclama en ese documento “la posibilidad de competir en igualdad de condiciones con otros dirigentes políticos locales en Tigre”. La nota es acompañada por muchas agrupaciones y gremios de la zona, además de 14 de los 24 concejales del distrito incluyendo a quien preside el bloque del Frente Renovador, Rodrigo Molinos.