La legislatura porteña aprobó por unanimidad (58 votos) en sesión ordinaria de este jueves el marco regulatorio en la Ciudad para el acceso informado y seguro de Cannabis medicinal y sus derivados como recurso terapéutico, la investigación y el uso científico, garantizando y promoviendo el cuidado integral de la salud.

El nuevo marco legal en la Ciudad de Buenos Aires proyecta crear una Oficina de Integridad Pública en cada uno de los poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), que actuarían como autoridades de aplicación y cumplirían un rol estratégico de prevención.

La diputada María Rosa Muiños (Frente de Todos) reivindicó la determinación del gobierno nacional, conocida hoy, reglamentando la ley votada tres años atrás. Si bien es una de las autoras del proyecto junto con Leandro Halperin (UCR-Evolución), la legisladora se quitó mérito propio al destacar que «este no es un tema que viene de la lucha de hijos y madres», dando reconocimiento debido a quienes vienen peleando por ser escuchados desde hace muchos años.

«Los derechos se conquistan con leyes» profundizó Halperín haciendo un recorrido histórico de la ley. En tanto, la presidenta de la Comisión de Salud, Patricia Vischi (UCR-Evolución), manifestó  que “en la búsqueda de la construcción de derechos teníamos que resignar posiciones dogmáticas y flexibilizar aspiraciones para la búsqueda de una ley que sumara y permitiera una alternativa terapéutica para quienes la necesiten”.