Tras tomar juramento como nuevo ministro de Hacienda de la Nación, Hernán Lacunza reconoció que el país está atravesando un momento complejo pero que están dadas las condiciones para poder plantear un sólido punto de partida para el próximo mandatario, “gane quien gane”. Lacunza, primero, presentó a los integrantes del equipo que lo acompañará en la gestión, Sebastian Katz, Milagros Gismondi, Hugo Medina, y los confirmados Rodrigo Pena (secretario de hacienda) y Gustavo Lopetegui. Después, el nuevo ministro dio una visión parecida a la del propio Macri al señalar que desde hace 50 años el país no tiene un crecimiento económico sostenido. Sobre la situación que estalló en los últimos días afirmó que “es evidente que el proceso electoral no es indiferente a la estabilidad cambiaria”. Habló de sostener como prioridad estabilizar la paridad de cambio para “permitir mayor volatilidad solo agregaría mayor incertidumbre”.  También afirmó que “las medidas de la semana pasada no ponen en riesgo las metas fiscales”, asegurando que el gobierno garantiza “las pautas fiscales establecidas con el FMI”. Después de comentar que dada la sensibilidad de los mercados es tan importante “lo que puede decir o hacer el gobierno como lo que puede decir la oposición”, señaló que el Presidente Macri le pidió que convocará a los eferentes económicos de todos los espacios políticos. “No podemos poner en riesgo la estabilidad con la excusa de una contienda electoral”, destacó Lacunza.