Con 39 votos a favor y 20 en contra en la última sesión ordinaria del año (no se prevé ninguna especial o extraordinaria) la Legislatura Porteña aprobó, con el mayoritario voto del interbloque oficialista, el presupuesto del año próximo que contempla gastos por más de 621 mil millones de pesos para instalarse como el tercer presupuesto más importante del país, detrás del Nacional y el de la Provincia de Buenos Aires. Completaron el paquete de leyes económicas que tratarán en esta sesión, la ley de Código Fiscal, que regula las cuestiones tributarias; y la Tarifaria, que contiene las tasas impositivas.

El presupuesto, que establece una fuerte reducción del gasto público, suspensión de obras, revisión de grandes contratos y medidas transitorias, fue aprobado solo con los votos del interbloque oficialista, en tanto que los bloques opositores se opusieron denunciándolo como regresivo. El proyecto se formuló con las mismas variables macroeconómicas que figuran en el proyecto de Ley de Presupuesto Nacional: variación de la actividad económica del 5,5%, tipo de cambio de $ 102,4 hacia fin de año y variación en el nivel de precios del 29%.

Los legisladores que responden a Larreta argumentaron que la paralización de obras anunciadas para año próximo está ligada a la quita que el gobierno nacional realizó después de corroborar que durante los últimos años la ciudad recibió más dinero de lo que correspondía por el traslado de la policía.

Los diputados opositores, por su parte, hicieron hincapié en la disminución del gasto en áreas socialmente sensibles como educación. La nota destacada la dio el legislador Leandro Santoro denunciando que el Poder Judicial local es la caja negra de la política en la ciudad. Lo es por intrascendente en su tarea y por tener a disposición 37 mil millones de pesos para el año próximo.

Los diputados también aprobaron un proyecto de ley de los diputados Cecilia Ferrero y Agustín Forchieri (VJ) que propicia crear una nueva subdivisión urbanística de la Ciudad en lo que se denomina super manzana o macro manzana. Se define este nuevo concepto como “un conjunto delimitado de manzanas y calles internas cuyas características ambientales y urbano-paisajísticas son homogéneas y/o permiten la identificación de una zona con características particulares y reconocibles” y el texto establece que estas súper manzanas estarían rodeadas por calles externas o vías de circulación principal, las cuales admitirán todos los medios de transporte que en ellas circulen, pero procurará que en las calles internas se restrinja o impida el tránsito pesado, se reduzcan cantidades de vehículos y velocidades permitidas y se favorezca el tránsito peatonal.

También se aceptó la renuncia del diputado del Partido Obrero (PO) Gabriel Solano y asumirá en su lugar Pablo Almeida.