Inaugurando la nueva temporada de verano en la Provincia la Gobernadora María Eugenia Vidal no la pasó bien en Mar del Plata. Fue abucheada por la gente cuando tuvo que recorrer una pasarela desde el lugar del acto hasta donde estaba estacionado el móvil que la trasladaba.

«Háganse cargo, llevan tres años” y “pagale a los maestros” fueron algunos de los reclamos que se escucharon, junto a otros calificativos más incisivos que recibió Vidal mientras caminaba sin inmutarse por esos gritos y saludando a los pocos veraneantes que atinaban a saludarla. Vidal no solo tuvo que sortear ese inconveniente, la interna de Cambiemos se metió en el acto con el repentino retiro del intendente local Carlos Arroyo quien justificó su actitud porque lo ubicaron al rayo del sol y detrás de una valla. Vidal le respondió más tarde en una nota radial: “A mí nunca me importó el lugar en un acto´”. La gobernadora compartió el escenario junto al diputado nacional Guillermo Montenegro, un aspirante a reemplazar a Arroyo en la jefatura comunal que cuenta con el apoyo de Vidal.