Durante un almuerzo organizado por el Rotary Club en el Hotel Sheraton la Gobernadora de la provincia de Buenos Aires compartió algunas reflexiones tan polémicas como muy preocupantes, relacionadas a cómo María Eugenia Vidal observa a los pobres con su pobreza y sus posibilidades de proyectarse como individuos. Queriendo marcar diferencias con la gestión anterior, criticando lo que definió como «prioridades equivocadas», la Gobernadora expresó: «Durante años poblamos la provincia de Buenos Aires de universidades públicas cuando todos sabemos, los que estamos acá, que nadie que nace en la pobreza llega a la universidad». Entre las muchas críticas que viene recibiendo la Gobernadora por este pensamiento, surge la del ex Ministro de Educación Alberto Sileoni señalando que «Vidal tiene la obligación de conocer el acceso a la universidad de los bonaerenses (sus ciudadanos). Entre 2008 y 2015 allí se incrementó la cantidad de estudiantes pobres; los quintiles de menores ingresos fueron los que más crecieron: 47% el quintil 1 y 95% el quintil 2.»