Una delegación oficial del gobierno argentino, encabezada por la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, partió hacia Rusia para conocer los detalles técnicos de la vacuna contra el coronavirus y así avanzar en la autorización local con la que deberá contar la Sputnik V para poder ingresar a la Argentina. La funcionaria nacional fue acompañada por la asesora presidencial Cecilia Nicolini y cuatro técnicas de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

La delegación tiene por objetivo realizar consultas respecto de las condiciones de producción y de la calidad de la vacuna, como también las cuestiones necesarias para la logística, ya que las dosis deben mantener una temperatura de a -18 grados centígrados.

Nuestro país firmó un acuerdo con las autoridades rusas adquiriendo dosis suficientes para vacunar a 10 millones de personas entre diciembre y febrero: antes de fin de año se espera la llegada de 600 mil dosis para inmunizar a 300 mil ciudadanos.

La Sputnik V fue la primera vacuna contra el coronavirus patentada: consta de dos dosis que deben aplicarse con 21 días de diferencia.