El proyecto de crear una Universidad Docente en la Ciudad de Buenos Aires, que impulsa Horacio Rodríguez Larreta, lo tratará en sesión ordinaria la Legislatura porteña a fines de septiembre o principios de octubre, y será ley con los 34 votos que tiene asegurado el bloque oficialista Vamos Juntos.

Lo confirmó Maximiliano Ferraro, titular de la comisión de educación del parlamento porteño, en el plenario de este martes. La afirmación de Ferraro terminó exacerbando los ánimos de los representantes de los Institutos docentes que estaban en la reunión, quienes le endilgaron al legislador no buscar consensos e imponer la mayoría propia para votar un proyecto de ley que aún no se conoce con exactitud. El contenido del proyecto se maneja por trascendidos. Algunos, confirmados a CP por voceros del Ministerio de Educación, aseguran que la propuesta contempla el cierre de cinco de los 29 profesorados, dejando en un incierto limbo a los 24 restantes.

“Me pregunto si los 34 diputados del oficialismo van a votar a libro cerrado un proyecto tan importante como la creación de una Universidad, sin conocer el proyecto”, preguntó el diputado del FIT, Gabriel Solano. Ferraro, además, agregó otra novedad, el proyecto viene impulsado desde el gobierno nacional y existe un acuerdo firmado, en el mismo sentido, con las 24 administraciones de todo el país. La diputada de Unidad Ciudadana Lorena Pokoik, vicepresidenta de la comisión de educación, destacó que no es obligación de quienes se oponen a la UniCaba traer un proyecto alternativo, básicamente porque aspiran a seguir y mejorar el funcionamiento de los institutos donde actualmente estudian y se gradúan los docentes.

Ferraro, con origen político en la Coalición Cívica, viene defendiendo el proyecto casi en soledad, sin apoyo concreto del ejecutivo porteño. Al menos eso no se ha visto en la sesiones de comisión que están abordando el tema desde hace varios meses. En todas las sesiones de la comisión de educación solo hubo exposiciones críticas a la UniCaba. La Ministra de educación, Soledad Acuña, no asistió nunca (tampoco lo hará según le confiaron a CP voceros del ministerio) a explicarle a legisladores propios y ajenos, y a la comunidad educativa, las características de la propuesta. Más aún, no se escuchan ni siquiera otras voces del bloque oficialista, que acompañen el esfuerzo de Ferraro en defender un proyecto que tiene asegurada su aprobación cuando llegue al recinto. Eso se notó aún más este martes cuando, al finalizar la acalorada reunión, Ferraro se quedó discutiendo con los docentes de los profesorados y hasta con el legislador socialista Roy Cortina quien terció en el debate a favor de los educadores. Tal como se presenta, el proyecto de UniCaba será ley por peso propio del oficialismo, sin debate y con un espadachín, como Ferraro, que ha sido abandonado a la ingrata y solitaria tarea de defender una propuesta que se debate desde hace meses sin tener el proyecto arriba de la mesa.