El gobierno porteño, fortalecido por el resultado electoral que los dejó con el 55% de la voluntad de los votantes de la ciudad, autorizó un aumento del 19% en las cuotas de los colegios privados de Capital Federal que ya habían recibido la autorización de un 23% en marzo. La medida fue comunicada por la Dirección General de Educación de Gestión Privada (DGEGP) faltando pocos días para la finalización del ciclo lectivo. Lo justifican explican como la consecuencia de la alta inflación de los últimos meses que ha provocado el gobierno nacional. Peor aún es el caso de la Provincia de Buenos Aires, pese al pedido del gobernador electo Axel Kicillof, la actual mandataria María Eugenia Vidal autorizó un incremento del 22% para los establecimientos privados de la jurisdicción bonaerense. Los mismos ya ajustaron en mayo hasta un 18%. En ambos casos la mayor parte de los institutos de educación privada reciben subsidios del Estado, en muchos casos es del 100%.