Las presiones políticas por parte de algunos grupos empresarios contra el gobierno nacional, en momentos críticos como los actuales, se volvió a repetir en las útimas horas. Siguiendo los pasos de Techint el grupo Mirgor no renovó contratos de operarios y supervisores, en medio de la cuarentena y desvinculó a más de 700 trabajadores. Este grupo que pertenece a Nicolás Caputo tiene su planta en Río Grande decidió finalizar el vínculo laboral de 525 trabajadores contratados a plazo fijo y de otros 220 empleados contratados bajo la modalidad de PPD (Planta de Personal Discontinuos), entre operarios y supervisores.

“Repudiamos y lo vemos como un acto irresponsable donde está la responsabilidad social empresaria en este momento”, cuestionó el secretario General de ASIMRA, Javier Escobar según publica el diario electrónico Actualidad de Tierra del Fuego.

Mirgor se instaló en octubre de 1983 en Río Grande, con una pplanta industrial para proveer sistemas de climatización para la industria automotriz.

Los contratos de los trabajadores finalizaban el 31 de enero. Desde ASIMRA aseguran que se habían comprometido a extenderlos antes del brote y de las posteriores medidas tomadas a nivel nacional para evitar la propagación del virus.