La incertidumbre domina estos tiempos en la Legislatura Porteña. Sin sesión ordinaria este jueves, por considerar que no hay temas importantes por tratar, los 34 legisladores del bloque oficialistas buscan reconocer un rumbo en el barco que navegan.

Desde el Poder Ejecutivo han mandado a debatir temas que consideran centrales para el desempeño de la gestión: Código electoral (voceros consultados por CP aseguran que es prioridad 1), reformas de los códigos contravencional, urbanístico y de edificación, universidad docente, y el presupuesto 2019 que es de esperar ingrese en días más para su debate en comisión. Además, la coyuntura arroja otros temas con lógica repercusión parlamentaria. En la causa de las fotocopias de los cuadernos Gloria, varios representantes de empresas emblemáticas de nuestro país se confesaron partícipes de maniobras oscuras relacionadas con la obra pública. Una de estas empresas está ligada a Metrovias, que aspira a mantener la concesión del subte, cuya licitación se abrió hace pocos días con dos ofertas más (empresas francesas), además del actual concesionario.

Lo cierto, es que sobra temario para abordar en la Legislatura. Más aún, se va hacia un cuello de botella que culminará con sesiones tan polémicas como maratónicas. La incertidumbre del bloque mandante es la que frena hoy los debates de temas que el propio oficialismo impulsa. El proyecto UniCaba quizás sea el ejemplo más claro. Hace meses que se debate una iniciativa que aún no ha ingresado como proyecto. Al titular de la Comisión de Educación, Maximiliano Ferraro, que proviene de la Coalición Cívica, lo han dejado en absoluta soledad. Sus compañeros de bancada (Vamos Juntos) asisten a los plenarios de la comisión sin decir una sola palabra en defensa de la UniCaba, mientras llueven las críticas al proyecto por parte de legisladores opositores y representantes de la comunidad educativa. Aunque los 34 votos propios le alcanzan para ser sancionada ley, la propuesta no ha logrado sumar consenso de ningún otro bloque. Ni siquiera de la otra pata de Cambiemos (Bloque Evolución) presentada hace pocas semanas con pomposidad en el Café Tortoni.