La Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires le puso freno al desembarco de Farmacity en territorio bonaerense. Con 43 en contra y 40 a favor la oposición aprobó una iniciativa del bloque del Frente Renovador, impulsado por el diputado Lisandro Bonelli, que introduce un artículo en la llamada ley de Farmacias, que limita a personas físicas y debidamente matriculadas las posibilidades de ser propietario de una farmacia en la provincia. El proyecto, ahora pasa al senado donde se evalúa no habrá mayor inconveniente en ratificarlo.

Desde hace dos años la cadena Farmacity busca quebrar el espíritu de esta ley reclamando la posibilidad de abrir sus locales en Buenos Aires. La ley vigente se lo impide, pero encontró una grieta con el reciente fallo de la Procuración General de la Nación, que en un curioso dictamen, consideró inconstitucional la ley provincial. Señalando que era una cuestión entre privados, la gobernado María Eugenia Vidal se mostró dispuesta a acompañar la llegada de esta empresa que tiene como uno de sus principales accionistas al vicejefe de Gabinete de la Nación, Mario Quintana, quien fue presidente y fundador de Farmacity. La empresa tiene presentado recursos judiciales.