“La ciudad de Buenos Aires arroja 3 mil toneladas diarias de basura domiciliaria, que forman parte de las más de 18 mil que recibe el CEAMSE”. El dato lo ofreció el titular del organismo, Gustavo Coria, en ocasión del debate en comisiones que sucedió en la Legislatura Porteña este martes a propósito de la modificación de la ley Basura Cero que propone el gobierno porteño.

La afirmación fue lanzada como un dardo a la conciencia de los porteños, generadores del mayor volumen de desperdicios que son depositados en tierras bonaerense, más precisamente en el distrito de San Miguel. El CEAMSE se encarga de enterrar la basura proveniente de la Ciudad y de los 42 municipios del Gran Buenos Aires. Lo hace desde 1979 utilizando una franja de 500 hectáreas que bordea el camino del Buen Ayre, aplicando un sistema de relleno sanitario que abarca distintas localidades. Un segundo dato que sobresale de la información aportada por el titular de esta empresa estatal es que la capacidad de las tierras utilizadas para el relleno se agotara en cinco años. Es decir, que en 2023 el sistema entrará en crisis y será necesario buscar otros mecanismos de eliminación de basura domiciliaria, u otra franja de tierra similar a la utilizada en estos últimos 30 años.