Nucleados en la regional zona norte de la CGT una gruesa columna de trabajadores se convocaron este sábado frente a la residencia presidencial de Olivos para manifestar su apoyo al presidente Alberto Fernández. Llegaron desplegando una bandera argentina de 100 metros. «No vamos a dejar que lo sigan erosionando al Gobierno popular”, justificó el secretario general de la regional, Ricardo Lovaglio para movilizar al sector.

La marcha se realizó pese a la permanente sugerencia del presidente llamando a no movilizarse como una forma de cuidarse en tiempos de pandemia. De todas formas, el dirigente sindical señaló que el abrazo simbólico a la quinta de Olivos se hizo cumpliendo con los protocolos sanitarios dispuestos. Tambén señaló que la convocatoria lleva el lema “en defensa de quienes nos defienden” y siendo conscientes de los constantes intentos de erosionar al Gobierno que se están realizando en la actualidad.