El panorama económico, con sus coletazos sociales, que está entregando febrero profundiza la crisis y anuncia que los argentinos tendremos un duro año por atravesar.

Varios analistas especializados comienzan a señalar que la inflación de este mes rondará el 3,5%, superando al ya alto 2,9% de enero lo que dejaría el índice del primer bimestre por encima del 6%. La cotización del dólar vuelve a ser protagonista con un impulso que lo llevó a traspasar los $41 esta semana sin que las tasas del Banco Central hayan podido ubicarse en una franja razonable. Para completar el dramático combo varias poderosas multinacionales anunciaron malas nuevas este mes. Primero fueron las tradicionales marcas de jeans Wrangler y Lee señalando que abandonan el país. La estadounidense VF Corporation, propietaria de ambas etiquetas, despedirá a más de 200 trabajadores. Este miércoles se supo que Coca-Cola Femsa, que cuenta con cuenta con 2.500 empleados, presentó un procedimiento preventivo de crisis (PPCE) ante la Secretaría de Trabajo de la Nación. El pedido del PPC es solo para la planta Alcorta, en el barrio de Pompeya, que produce y distribuye gaseosas y emplea a 600 personas. La noticia se conoció pocos días después que desde Mar del Plata el titular de la cadena de supermercados Toledo, donde trabajan 2.000 personas, aseguró que no sabía si llegaba a junio.