La sesión especial en la Cámara de Diputados convocada este miércoles para tratar diversos proyectos presentados desde bloques opositores, que buscan frenar los aumentos en las tarifas de los servicios públicos, no logró reunir los 129 diputados para poder sesionar.

El titular de la Cámara, Emilio Monzó, anunció que esperaba el quórum hasta las 12:00, es decir una hora de tolerancia. Lo hizo después que un diputado del oficialismo ingresara al recinto para hablar con su par Alfredo Olmedo que permanecía sentado en su banca. Minutos después, el legislador por Salta pidió la palabra señalando que había esperado demasiado y se fue cuando había 127 legisladores sentados, faltando solo uno para conseguir el quórum. Graciela Camaño enfureció y denunció la maniobra como un bochorno similar a los peores en esta Cámara, recordando el “diputrucho”. El titular del bloque del Frente Para la Victoria, Agustín Rossi, se sumó a la indignación de Camaño y acusó al gobierno de darle la espalda a miles de familias argentinas que tienen que decidir entre pagar la luz y tener comida en su mesa.

 

Seguí en vivo el debate: