El macrismo salió a criticar el congelamiento de tarifas hasta fin de año decretado por el gobierno nacional para los servicios de TV por cable, telefonía celular y fija e Internet. Distintos dirigentes pusieron el grito en el cielo hablando de estatismo y defendiendo los intereses de las corporaciones mediáticas. La titular del Pro, Patricia Bullrich, señaló que “el gobierno nacional encontró una ventana por la cual meterse con el grupo Clarín, quien tiene una posición mayoritaria en el servicio de TV por cable e Internet, y que además ahora opera con celulares a través de la fusión con Personal”.

El senador nacional Federico Pinedo dio una vuelta extraña en su discurso al sentenciar que se trata de una estatización (sic). Lo hizo a través de un mensaje lanzado desde su cuenta de twitter: “La estatización de servicios de comunicación viola tratados internacionales y condenaría a la Argentina a no poder salir de la crisis”. Rápida de reflejos la abogada Graciana Peñafort le respondió: “Pero Fede, no se estatizan, solo se declaran servicios publicos. Seguran gestionados por privados, pero sujeto a las regulaciones que establezca el Estado…como la mayoría de los servicios públicos”.