Con la llegada del primer día de mayo la tarifa del subterráneo aumentó de 7,50 a 11 pesos. La friolera de un 46 por ciento ya había sido anunciada y no se agota en esta jornada.  En junio subirá varios escalones más, el precio del pasaje saltó a 12,50 pesos, acumulando una suba de 66,7 por ciento en dos meses.

Desde SBASE, que es el ente regulador de este servicio, se justificó el tremendo impacto al bolsillo de los usuarios, señalando que se debe a los aumentos de los costos operativos del servicio de 2017. La tarifa del subte es una de las víctimas del proceso de demonización de los subsidios que impulsa el gobierno. Hace cinco años, en 2012, cuando la ciudad recibió su administración la tarifa estaba en $1,10. El año pasado la taifa técnica (que no necesitaría subsidios) estaba fijada en $18 pesos.