El intendente, Miguel Lunghi decidió no implementar el sistema de fases de la provincia para controlar la pandemia del COVID-19. El nuevo esquema funcionará en base a criterios propios de la municipalidad, en base a la ocupación de camas y gravedad de casos activos.

Datos oficiales informados por el Municipio de Tandil señalan que desde el inicio de la pandemia y hasta el 6 de septiembre, el Municipio de Tandil acumuló 230 casos confirmados de coronavirus. Pero, lo más preocupante es que el 92 por ciento de esos casos (212) ocurrieron a partir de agosto, mes en el cual se observa un incremento brusco de la curva, más marcado en la segunda quincena de ese mes.

Se observó, además, un aumento en el número de trabajadores de la salud contagiados, siendo al 6 de septiembre 24 los agentes sanitarios Covid-19 positivo confirmados. Esto arroja una proporción de 10,4 por ciento dentro de los casos confirmados para un promedio provincial de 5,4 por ciento.

Lejos de refugiarse en las políticas sanitarias de la provincia el intendente de Tandil, Miguel Ángel Lunghi, sorprendió al anunciar que el municipio dejará de usar el sistema de fases que sigue el resto del país y comenzará a aplicar criterios propios para determinar en qué etapa se encuentra del aislamiento social preventivo y obligatorio por la pandemia del coronavirus. Semejante desatino fue advertido desde el gobierno provincial quien le pidió a Lunghi retomar, en estos momentos críticos, el criterio que viene sosteniendo tanto la Nación como la Provincia de Buenos Aires.