Quien fuera canciller argentino durante el período 2005/10, asegura que existe un intento de desmantelar, por parte del gobierno nacional, la integración argentina con el resto de la región, una acción que define como parte de las políticas que llevan adelante los gobiernos de derecha que han tomado las riendas en varias naciones sudamericanas.

Taiana afirma que, en este contexto, hay que enmarcar la determinación de Macri de sumarse a otros países que se están alejando de la UNASUR. “La Argentina tuvo la presidencia pro tempore de Unasur hasta hace pocos días –afirmó en una entrevista con Página 12 publicada este domingo –. Y durante estos meses, ¿qué hizo? ¿Nada? ¿Le entrega la presidencia pro tempore a Bolivia y una semana después participa de la carta de seis países quejándose ante el canciller boliviano y anunciándole que suspenden su participación? Podría haber trabajado de otra manera. Y ahora, encima, ¿por qué el apuro? ¿No puede haber más reuniones de cancilleres para evitar la ruptura de Unasur? Es una puñalada trapera”. Sobre la situación en el Mercosur Taiana afirmó. “También lo están desmontando. Por ejemplo, separaron a Venezuela como castigo, medida que está contraindicada por la experiencia de Cuba. La historia demuestra que aislar países no es nunca una solución para ninguna postura constructiva, sino al revés. El Mercosur también tiene paralizada la entrada de Bolivia, porque el Congreso de Brasil no quiere a Bolivia adentro. Ni siquiera a pesar del litio y el petróleo de los bolivianos… A pesar, también, del interés objetivo argentino por la complementación con Bolivia. Tampoco los gobiernos renovaron el Focem, el Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur que durante diez años entregó mil millones de dólares a distintos países del bloque cuando era necesario reducir asimetrías.”