Argentina e Israel no se jugará. Lo confirmó este miércoles el titular de la AFA,  Claudio Tapia, pidiendo disculpas a Israel por la no concreción del encuentro.»Es una lástima que la nobleza futbolística argentina no haya resistido la presión de los que incitan a Israel», dijo el ministro de Defensa de Israel, en tanto que el embajador en Buenos Aires consideró «muy triste» la cancelación del partido.

Durante el lunes y martes hubo una ola de repudios en Palestina contra la selección argentina por esta participación, cuestionando que el encuentro se juegue en na zona reclamada como propia tanto por Palestina como por Israel.
Las manifestaciones se hicieron visibles también en Barcelona, durante el entrenamiento matutino del seleccionado con personas mostrando camisetas albicelestes manchadas con sangre. Conclusión, el plantel con Jorge Sampaoli incluido, se negó a viajar a Jerusalén. El primer Ministro israelí Netanyahu se comunicó con Mauricio Macri para pedirle que interceda y logre evitar la suspensión del encuentro. Hay versiones que señalan que ofeció trasladar el partido a Haifa. La presión no tuvo efecto, los jugadores y cuerpo técnico sostuvieron la determinación de no jugar en Jerusalén.