El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, realizó el Informe de Estabilidad Financiera del 1er semestre de 2018. En conferencia de prensa reconoció que la fuerte suba del dólar en las últimas semanas fue un «mensaje del mercado para el Banco Central y el Ejecutivo, que nos ha hecho reflexionar y cambiar algunas cosas».

Fue la única mirada hacia adentro que realizó el funcionario a manera de autocrítica, ya que por momentos buscó dar la imagen que había salido exitoso de la pulseada con un mercado cambiario que terminó llevándose, de las reservas del Banco Central, casi 10 mil millones de dólares en este primer tramo del año (7.739,4 millones desde el 23 de abril) acompañando una devaluación de la moneda nacional del 21% y una tasa de política monetaria que se mantiene en el 40%. Pese a este panorama Sturzenegger vaticinó que espera una inflación de mayo menor a la de abril (2,7%), negando la posibilidad que el incremento del dólar (16% en lo que va del mes) se traslade a precios, algo que viene sucediendo a tal punto que las evaluaciones de los más optimistas señalan que la inflación estará en un 3% en este quinto mes del año. El titular del Central dijo que las reservas son suficientes para atenuar cualquier embestida y explicó que se aplicó un freno (al ofertar 5 mil millones a los mercados con un límite de $25) cuando se evaluó que era necesario.