El procurador general de la Nación, Eduardo Casal, recibió un informe del juez Federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, sobre la investigación y sus derivaciones, que lleva adelante a partir de la denuncia por extorsión presentada por el empresario agropecuario Pedro Etchebest.

En el informe se detalla que el fiscal federal Carlos Stornelli acumula seis imputaciones por su relación con el detenido Marcelo D’Alessio. Se trata de acusaciones gravísimas entendiendo que refiere a un fiscal federal que esta sospechado de ordenar investigaciones paralelas a las causas judiciales, no autorizadas por ley. Ramos Padilla también refiere a una actuación de Stornelli en forma conjunta con D’Alessio y otras personas que están siendo investigadas, para desarrollar tareas de espionaje ilegal que incluyeron cámaras ocultas. En este contexto el juez en su informe relata una “maniobra coactiva en perjuicio de Gonzalo Brusa Dovat mediante la que a través de amenazas se obligó a que el nombrado prestara declaración testimonial en la sede de la Fiscalía N° 4 a caro del imputado, el día 4 de febrero de 2019, oportunidad en la que denunció una serie de presuntos hechos delictivos cometidos en la empresa PDVSA Argentina o en firmas vinculadas a la misma”. El juez federal también señala que a Stornelli «se le imputa también -a partir de la delimitación de planes delictivos efectuada en el referido dictamen- haber ordenado a Marcelo Sebastián D´Alessio la realización de una maniobra de filmación con cámara oculta al Dr. Javier Landaburu».