El fiscal Stornelli dejó este viernes su categoría de rebelde ante la justicia al, finalmente, presentarse en el Juzgado Federal de Dolores. El 28 de febrero fue llamado por primera vez por por el juez Alejo Ramos Padilla que, ante su ausencia, lo cito seis veces más hasta esta última. Al llegar poco después de las 11:00 adelantó que respondería preguntas. Presentó un escrito y también se apoyó en anotaciones propias para guiarse ante las preguntas del juez preguntas.

Lo acusan de ocho delitos graves relacionados con la asociación ilícita dedicada al espionaje ilegal. Estuvo declarando por más de diez horas, poco trascendió de sus dichos, pero trascendió que señaló ser inocente de las acusaciones que recaen sobre él y pidió ser citado como testigo suyo el arrepentido estrella Leonardo Fariña.

Las pruebas que hay en su contra son muchas y contundentes como conversaciones y múltiples intercambios por whatsapp con el falso abogado D’Alessio, que está detenido y debe declarar este martes en este mismo juzgado. Las extorsiones y el armado de causas que son parte central de las acusaciones en su contra incluía publicaciones periodísticas o difusión en televisión por lo que también está sospechado de participar el periodista del Grupo Clarin Daniel Santoro.

El juez tiene, ahora, diez días para expedirse sobre la situación judicial de Stornelli.