La jornada del 24 estuvo lejos de ser nochebuena para el gobierno argentino. El índice riesgo país, que mide el JP Morgan, no deja de subir llegando hasta las 829 unidades lo que representa que el país debe pagar más intereses por la deuda que contrae dada la desconfianza que pesa sobre la posibilidad cierta que cumpla con los pagos correspondientes a la ya contraída. Se trata de un síntoma de desconfianza cada vez mayor de los inversores mundiales sobre la capacidad de manejo del gobierno en la economía argentina.