El Poder legislativo avanzó con un gesto ante el resto de la sociedad congelando los sueldos tanto en el senado como en diputados de los legisladores y personal político del Parlamento. Una medida que regirá por 180 días coincidiendo con el tiempo que se ordenó la suspensión de la movilidad jubilatoria.

La presidenta del Senado, Cristina Kirchner, y el titular de la Cámara baja, Sergio Massa, ordenaron este congelamiento de salarios señalando que la ley votada la semana pasada declaró la emergencia pública para buscar «la recuperación integral de las personas más vulnerables y relegadas de nuestra comunidad». En los considerandos de la resolución de la Cámara Baja se destaca también que «resulta imprescindible transitar el camino de la austeridad en la función pública, guiados por la ética de la solidaridad y promoviendo políticas acordes a la realidad».