El Senado no tuvo quórum para tratar el pedido planteado por el juez Claudio Bonadío para allanar el domicilio de la ex presidenta Cristina. Se sentaron en sus bancas 36 legisladores. Se necesitaba uno más para acceder al número necesario para abrir la sesión, algo que habría logrado la fuerza oficialista si el senador Esteban Bullrich no estuviera de vacaciones en Europa.

No dieron quórum la mayor parte (16 de 24) de los legisladores del bloque Justicialista y la totalidad del Frente para la Victoria. Con la sesión caída Miguel Pichetto, que preside el Justicialista y dio el presente, se manifestó a favor del pedido de allanamiento al que definió como el de mayor anticipación en la historia judicial argentina y destacó que se trata de «una medida de prueba que no define ningún rango de responsabilidad». Picheto reiteró el rechazo a un eventual pedido de desafuero. Lo acompañaron en esta postura Carlos Caserio; Dalmacio Mera; Eduardo Aguilar; Carlos «Camau» Espínola; Mario Pais; Omar Perotti y Rodolfo Urtubey.  Por su lado el titular del interbloque de la alianza Cambiemos, Luis Naidenoff, afirmó: «Teníamos la oportunidad de enviar una señal muy fuerte a la sociedad desde la política y consistía simplemente en cumplir un oficio judicial».