La Oficina de Violencia Doméstica (OVD), a cargo de la vicepresidenta de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Dra. Elena Highton de Nolasco, atendió el año pasado un 7 % más de casos que en 2018. Así lo detalla un informe que dio a conocer este viernes el máximo organismo judicial del país. Se trata de la cifra más alta registrada desde su creación.  Los equipos interdisciplinarios de la oficina, integrados por abogados, médicos, psicólogos y trabajadores sociales, elaboraron 12.457 informes que involucraron a 16.449 personas afectadas por hechos de violencia durante el año pasado.

La dependencia judicial respondió un 12 % más de consultas informativas en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires (4.861) y un 113% más extrajurisdiccionales. También trabajó en red con la Oficina de Atención a la Víctima de Violencia de Género de la Defensoría General de la Nación (202).

Los casos fueron derivados a la Justicia civil (99 %) y/o penal (81 %), a los servicios de asesoramiento jurídico (91 %), a los servicios de salud (52 %) y a la Dirección General de la Mujer (35 %).

La OVD fue creada por el máximo tribunal para garantizar el acceso a justicia de la población ante casos de violencia familiar. En once años de trabajo, no ha cerrado nunca sus puertas (atiende todos los días del año durante las 24 horas en Lavalle 1250, planta baja, Ciudad de Buenos Aires).

Según se desprende de las últimas estadísticas de la OVD, las mujeres afectadas continúan superando en número y proporción a los varones en casi todos los grupos de edad. En esta línea, las mujeres de entre 18 y 59 años representan el 54 % y las niñas, niños y adolescentes, de entre 0 y 17 años, el 32 %. Por su parte, los varones mayores de 18 años son el 9 %.

Los tipos de vínculo entre personas afectadas y denunciadas han sido principalmente de pareja (51 %), filial (32 %) y fraternal (3 %), entre otros. Si se analiza el vínculo de pareja (que incluye cónyuges, convivientes, novias/os y ex parejas), el 88 % de los denunciados fueron varones. En los casos de vínculo filial, en el 71 % de los casos el agresor fue un varón.

El nivel de riesgo de los casos evaluados fue definido como altísimo y alto (38%), medio y moderado (51 %) y bajo (11 %). En los casos de vínculo filial, el riesgo alto y altísimo fue el más observado (49%), mientras que el medio y moderado fue el mayoritario en los demás tipos de vínculos.