Un informe de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) asegura que desde que se firmó el acuerdo entre la Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI), ocho de cada diez dólares se fugaron al exterior. Según revela el documento “el FMI financió la fuga de capitales, en un proceso claramente insostenible y que incumple los principios reflejados en la propia Acta Constitutiva del FMI”. Es el argumento que, no pocos dirigentes políticos de la oposición y economistas independientes, sostienen respecto a la responsabilidad que le cabe al organismo financiero internacional por la crisis que atraviesa Argentina por estos días. Ingresando más en el detalle de esta definición el documento señala que los desembolsos hechos por el organismo internacional suman 44.867 millones de dólares, entre la salida de divisas del sistema formal, en cuanto a la salida de los capitales especulativos se fugaron 36.640 millones de dólares.