En un comunicado, el FMI explicó que concluyó su reciente misión exploratoria en Argentina dando señales de cooperación con el país a partir de un diagnóstico en el que revela la existencia de «elevados niveles de pobreza y desempleo, cuyos efectos se ven agravados por importantes presiones en el mercado cambiario», reconociendo también como un dato de la realidad mundial «el contexto de una crisis de salud sin precedentes» que plantea «desafíos excepcionalmente difíciles».  El gobierno de Alberto Fernández busca refinanciación de los USD45.000 millones que desembolsó el Fondo durante la gestión de Mauricio Macri.

De esta forma concluyó la visita que inició el pasado 6 del corriente mes el equipo del organismo, encabezado por Julie Kozack, subdirectora del Departamento del Hemisferio Occidental y Luis Cubeddu. De acuerdo al organismo se mantuvieron «reuniones productivas con las autoridades argentinas», destacando que comparten la postura del Gobierno argentino para la reactivación económica, con políticas que aseguren «una consolidación fiscal favorable al crecimiento y al mismo tiempo protejan a los más vulnerables, permitan una reducción gradual de la inflación e impulsen la creación de empleo, la inversión y las exportaciones».