Mientras el gobierno argentino sigue atento a los comunicados que le envíe el gobierno de Paraguay sobre el infanticidio que cometió personal del Ejército de este país, asesinando a dos niñas menores de 11 años de nacionalidad argentina, la madre de una de ellas, Miriam Villalba, encabezó una marcha este lunes en Misiones.

Durante la protesta, Villalba explicó a medios locales que las niñas eran primas y habían viajado al país vecino para conocer a sus padres, que según contaron familiares la semana pasada serían líderes de la guerrilla EPP.

Las menores fueron acribilladas por el Ejército paraguayo en un supuesto enfrentamiento con la guerrilla Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Miriam lideró la protesta para exigir que se aclare qué sucedió, denunció que su hija fue torturada y pidió protección al Gobierno local.

Es de «público conocimiento que mi hija y mi sobrina fueron ejecutadas el 2 de septiembre en Paraguay por las fuerzas represivas del Gobierno. Nosotros nos enteramos al día siguiente, porque desde un principio el Gobierno paraguayo trató el tema con muchas especulaciones y dijo que se trataba de personas mayores edad. Al día siguiente, nos enteramos de que se trataba de nuestras niñitas». Villalba explicó que las niñas viajaron hacia el país vecino en «noviembre, después de terminar las clases» porque sus padres siempre habían pedido conocerlas. «Las niñas tenían que volver lo antes posible pero después se cerró la frontera y quedaron atrapadas allá por el caso del coronavirus. Ellas estaban en un principio en la casa de un familiar», aseguró y agregó que esto fue lo último que supo, hasta perder comunicación con su hija.

«Estamos seguros que fueron torturadas, porque a Lílian la agarraron viva, la torturaron y la ejecutaron y la vistieron con ropa camuflada posterior a eso para cubrir todas las atrocidades que cometieron», denunció la madre.