La Fuerza Aérea de Chile anunció que encontró restos del avión que estaba desaparecido, el Hercules C-130 y más tarde el buque de bandera chilena Antarctic Endeavour halló más restos que podrían corresponder a las esponjas de los tanques internos de combustibles de la aeronave. El comandante en jefe de la IV brigada aérea chilena, Eduardo Mosqueira, en una conferencia de prensa en la ciudad de Punta Arenas, precisó que “las partes del avión y los objetos estaban a aproximadamente 280 millas náuticas (518 km) de Ushuaia, en la Argentina”. A bordo de la aeronave desaparecida viajaban 38 personas: 32 militares de las FACh, tres miembros del Ejército y tres civiles, de los cuales dos son trabajadores de la empresa de ingeniería Inproser y otro es estudiante de la Universidad de Magallanes.