Finalmente, y tras una larga y organizad lucha de vecinos y partidos políticos, y el acompañamiento municipal, el Estado nacional cedió la posesión del golf de Villa Adelina al municipio de San Isidro. De este modo, el predio de casi 22 hectáreas ubicado en Panamericana y Drago, se destinará en un 100% a espacio verde. Presionado por la realidad, la Agencia de Administración de Bienes del Estado que preside Ramón Lanús se vio en la necesidad de ceder ante los legítimos reclamos de la comunidad, como era que el golf no se convirtiera en una mega emprendimiento comercial tal cual pretendía el mencionado funcionario a pedido del presidente Macri. La normativa establece que el destino incluye el desarrollo de un parque público gratuito y porciones del predio destinadas a otros usos complementarios como actividades deportivas, recreativas y culturales para la comunidad. La reglamentación expresa, además, que se protegerán las especies arbóreas existentes y el valor ambiental urbanístico del predio.