Sorpresivamente el presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz llamó a un acuerdo extraordinario para el próximo martes con el fin de tratar el per saltum presentado por los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli que se niegan a dejar sus cargos en Comodoro Py y volver a sus puestos de origen por decisión del Senado, del Poder Ejecutivo y de la Cámara de Casación Penal. Los tres magistrados fueron puestos en ese lugar en forma arbitraria, sin concurso ni acuerdo del Senado, durante el gobierno de Mauricio Macri.

Rosenkrantz, que fue impulsado para acceder al máximo tribunal de justicia del país por Macri (inclusive a través de un DNU), busca mantener a Bruglia, Bertuzzi y Castelli en los lugares que los puso el anterior gobierno. El resto de los integrantes de la Corte no parecen interesados en abordar el delicado tema, al menos por ahora. Además, por distintos motivos vienen confrontando con Rosenkrantz quien se encuentra en soledad a la hora de intentar conducir a sus pares.