Alberto Fernández recibió en la quinta de Olivos a directivos del Grupo Vicentin, encabezados por su CEO Sergio Nardelli, a propósito de la intervención ordenada por el Poder Ejecutivo para la cerealera. De la reunión participaron, además del presidente, funcionarios nacionales y el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti quien a la salida de la quinta de olivos manifestó que está abierto diálogo para buscar salidas, pero por el momento se trata de una intervención que puede derivar en una expropiación. La definición del momento actual en boca del mandamás provincial se está, “en una instancia donde hay una intervención determinada en un proceso donde una de las herramientas es la expropiación. Lo que aquí se abrió fue una instancia de diálogo donde el presidente ha planteado que está dispuesto a escuchar alternativas que puedan ser superadoras”.

Los integrantes del grupo empresario salieron raudamente de la residencia presidencial sin realizar declaraciones. No hubo señal de su parte, quizás porque les sería muy difícil responder algunas preguntas. La reunión duró más de 90 minutos. Hubo recriminaciones, veladas, las hubo del presidente para un grupo empresario que recibió más de 18 mil millones de pesos del Banco Nación pocos días antes de declararse insolvente. Ya hay una causa penal en curso que tiene entre los sospechados de mala praxis a quien estaba a cargo de la entidad bancaria, Javier González Fraga. El Grupo Vicentín fue el principal aportante de la campaña electoral que impulsaba la reelección de Macri en la presidencia.

Los directivos de la empresa se reunirán este viernes con el interventor Gabriel Delgado y representantes de YPF Agro.