Gobernadores de todo el país van entregando sus respuestas al pedido del presidente Mauricio Macri de eliminar impuestos locales a las tarifas de los servicios públicos. Lo extraño del pedido es que los impuestos nacionales, como el IVA (21%), seguirán siendo parte de la composición tarifaria de las facturas.

La primera que levantó la mano fue la titular del ejecutivo bonaerense, María Eugenia Vidal, que de inmediato aceptó el pedido presidencial. La provincia se vio beneficiada este año por la transferencia de 40 mil millones de pesos por la coparticipación. Con un criterio más prudente al de su par provincial, Horacio Rodriguez Larreta anunciará recién hoy que será receptivo a la solicitud de Macri. Consultado radialmente el gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey dijo que lo que pidió el presidente no se puede hacer en Salta. «Algunas provincias como Salta no cobran impuestos provinciales como Buenos Aires. No podemos reducir algo que no existe». El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, criticó a Macri señalando: «hay que reconocerle a este Gobierno la habilidad de trasladar el costo político de las medidas que toma a los Gobernadores, ya lo hizo con la reforma previsional, las tarifas hace un año” para agregar el desconocimiento del Presidente sobre los impuestos provinciales que afectan a los servicios públicos “»Nosotros no tenemos los impuestos que tiene María Eugenia Vidal en Buenos Aires».