La Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario rechazó de forma unánime el recurso directo interpuesto por la cadena de supermercados Coto por una multa de 100 mil pesos por no exhibir correctamente los precios en góndola. La infracción fue labrada por la Dirección General de Defensa y Protección del Consumidor por un recurso directo sobre resoluciones de Defensa al Consumidor. La sanción surge por el reclamo de un consumidor, quien realizó la denuncia ante el área de Defensa y Protección del Consumidor dependiente del GCBA. En su voto, la camarista Fabiana Schafrik recordó los postulados de cada uno de los artículos de la ley en cuestión, y tras reseñar las constancias arrimadas a la causa concluyó que la omisión en la que incurrió la empresa denunciada implicaba necesariamente la posibilidad de que un consumidor sea inducido a error, engaño o confusión en la adquisición de mercaderías. Al momento de confirmar la multa también consideró el carácter reincidente de la compañía.