Después de mantener un largo silencio y de haber tropezado con el resultado de las urnas Florencio Randazzo salió del placard y se despacho contra el gobierno nacional. Lo hizo desde un zoom que participó del “Foro Intercambios”, un ámbito integrado por jóvenes profesionales, empresarios, emprendedores y ONGs cordobeses. Ahí aseguró que “el problema que atraviesa la Argentina es que hay un Presidente sin poder político, con una gran desvalorización en relación a su palabra, porque uno puede tener posiciones diferentes, pero no se puede cambiar todos los días de opinión, porque eso genera un desprestigio generalizado”.

Desarrollando un discurso de perfil conservador-liberal, Randazzo cuestionó a la dirigencia sindical que no permite discutir reformas laborales asegurando que eso permitiría la incorporación al mercado del trabajo de la enorme cantidad de personas desempleadas en la actualidad. Según destaca el sitio Infobae el ex ministro durante el gobierno de Cristina Fernández ha entablado buena relación política con Schiaretti, el actual gobernador de Córdoba.

Randazzo, que logró trascender en la política de la mano de los Kirchner, lanzó dardos contra el presidente y su vice al señalar que “Alberto Fernández es un presidente sin poder político porque Cristina Kirchner tiene un proyecto familiar”.

Casi de inmediato llovieron críticas contra él. La CGT emitió un comunicado repudiando «las irresponsables declaraciones de un compañero que hace mucho tiempo perdió el rumbo» para agregar que «las reformas laborales que pregona Randazzo, sólo abonan la fortaleza de los sectores más radicales del pensamiento liberal».