El ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, reconoció y justificó este miércoles la entrega de la vacuna contra el Covid a prepagas y Obras sociales quienes las priorizan a sus socios en desmedro del enorme porcentaje de los porteños que no cuentan con una privatizada para atender su salud. Quirós entiende que esta especie de privatización de la entrega es una forma “equitativa” de distribuir la vacuna y agregó que “todas las personas que tengan la voluntad de vacunarse en el gobierno porteño van a esperar al grupo o la etapa que le toca según la condición que tiene”.

En el día de ayer la abogada Natalia Salvo, denunció penalmente al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y su ministro de Salud, Fernán Quirós, por “facilitar vacunaciones de privilegio y la ausencia de información y/o documentación que permita determinar la trazabilidad de las vacunas, en el marco de la mayor pandemia”.  Salvo entiende que esa asignación de vacunas le da privilegios a instituciones y socios, sostiene en la presentación que “se está privatizando el acceso a la vacunación y, de esa forma, se está estafando a la ciudadanía y al Gobierno nacional”

La legisladora Victoria Montenegro (Frente de Toodos) señaló que “el gobierno porteño debe explicar por qué priorizó la vacunación en el sector privado antes que en el público”; en tanto que la diputada Nacional Paula Penacca se preguntó “¿Con qué criterio le asignan vacunas a las empresas privadas de salud? Tiene que haber transparencia en todos los sistemas de vacunación”.

La información oficial del gobierno porteño señala que en el segundo día de ya se vacunaron 9.018 las personas con la primera dosis de la vacuna Covishield contra el COVID 19. Los 40 mil turnos disponibles ya fueron asignados y hay otras 71 mil personas empadronadas para cuando lleguen nuevas entregas