En conferencia de prensa el ministro de Salud porteño Fernán Quirós defendió este miércoles el protocolo de regreso a las aulas que involucra a más de 6.000 alumnos de la Ciudad que no han podido cursar virtualmente las clases perdiendo el vínculo con sus escuelas durante el aislamiento por la pandemia de coronavirus. El gobierno nacional rechazó el protocolo de la Ciudad entendiendo que se trata de una situación sumamente riesgosa volver a las aulas durante el pico de la pandemia y propuso trabajar para que esos alumnos puedan tener clases en sus domicilios como el resto del alumnado porteño.

El ministro Quirós señaló a contramano de la postura del gobierno nacional: “Lo que nosotros hemos propuesto en educación es un protocolo muy seguro. Estamos buscando evitar un daño social irreparable”. Sin embargo, el Ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trota, hizo público el rechazo a ese protocolo.»La presentación es incompleta y no aplica los lineamientos pedagógicos apropiados», señaló respecto de la propuesta porteña. Desde el gobierno poteño aseguran que la ministra Acuña y el titular de la cartera nacional «seguirán trabajando en alternativas».

Trota quedó envuelto en una situación ríspida al reunirse días atrás con Acuña y acordar ciertas pautas futuras para el reinicio de clases. Lo hizo en soledad y recibió el reto de legisladores porteños de su propio espacio político por haberlos excluido de esa reunión y de sus propias definiciones sobre el tema.