El juez federal Sebastián Ramos procesó a David Cohen por falso testimonio, a raíz de una pericia trucha que realizó a pedido del juez Claudio Bonadío y del fiscal Carlos Stornelli en la causa por presuntos pagos de sobreprecios en la importación de Gas Natural Licuado durante el gobierno de Cristina Fernández.

Cohen, que ahora sufre un embargo de un millón de pesos y la prohibición de salir del país, fue acusado de haber aportado información falsa al expediente por el cual se detuvo a Julio de Vido (era diputado y se pidió su desafuero) y a su segundo, Roberto Baratta. En los argumentos para sostener el procesamiento el juez Ramos explica que Cohen mantuvo «una conducta que demostró desde su inicio una intención deliberada de tergiversar la verdad».