La agencia de viajes británica Thomas Cook Travel, la más antigua del mundo y propietaria de la aerolínea que lleva el mismo nombre, entró este lunes en cesación de pagos y dejó varadas a más de 600.000 personas en todo el mundo. Lo confirmó en un comunicado la Autoridad de Aviación Civil británica (CAA), señalando que todas las reservas del Grupo fueron canceladas. En la cuenta de twitter de la aerolínea se puso el siguiente mensaje. “Lamentamos anunciar que Thomas Cook ha dejado de operar con efecto inmediato. Esta cuenta no será monitoreada. Por favor visita http://thomascook.caa.co.uk para más consejos e información”. La compañía que emplea a más de 20.000 personas, unas 9.000 en el Reino Unido, no logró asegurar un fondo extra de 200 millones de libras (248 millones de dólares) que necesitaba para garantizar su continuidad, tras fracasar las negociaciones con sus acreedores. La CAA anunció también que se inició la mayor repatriación de británicos desde la II Guerra Mundial tras el colapso de la empresa.