Este lunes Gastón Galardi y Ernesto Kern, funcionarios de la Secretaría de Transporte de la Ciudad, se presentaron ante la comisión de transporte de la Legislatura para informar acerca del nuevo y polémico proyecto de ley de estacionamiento que envió la semana pasada el Poder Ejecutivo.

En la actualidad existen 4000 sitios controlados por los parquímetros, con el nuevo esquema se ampliará a 80.000 (la iniciativa inicial estipulaba 130.000 espacios). “Es una nueva estafa a los vecinos con un mero afán recaudatorio”, expresó el diputado Matías Barroetaveña (Frente de Todos) explicando que “llevar grúas a todos los barrios es la extensión de la concesión más escandalosa de la historia de la ciudad, que desde 1990 tiene dos empresas que recaudan 12,5 millones de pesos por mes pagando un canon irrisorio de 55 mil pesos.” Barroeteveña refiere a las dos empresas de grúas que se reparten el servicio y continúan operando pese a que sus concesiones están vencidas.

La diputada Cristina Garcia (Vamos Juntos), titular de la comisión de Transporte de la Legislatura porteña, defiende el proyecto haciendo hincapié en señalar que en 2019 “las actas por mal estacionamiento ocuparon el segundo lugar en el ranking de las infracciones más comunes en la Ciudad (32% de las totales). Es por eso que resulta indispensable encontrar una solución que reordene y administre de manera eficiente el espacio público”.

En los últimos 9 años de gestión en la Ciudad, primero de Macri y después de Larreta, se han promulgado 4 leyes distintas en materia de acarreo y estacionamiento medido, modificatorias una de otra. Ninguna fue puesta en funcionamiento por diferentes recursos de amparo presentados. La última modificación (2018) fue la que extendió a 130.000 los espacios tarifados abarcando a casi todos los barrios de la ciudad, ahora esa cifra se propone en 80.000.