Manteros protestaron este miércoles por segundo día consecutivo, y prometieron volver hacerlo este jueves, en el barrio porteño de Flores en rechazo a los operativos policiales que despliega el Gobierno de la Ciudad para impedir la instalación de puestos ambulantes de comercialización de ropa, juguetes, accesorios y otros objetos.

Durante tres horas realizaron un corte en la intersección de las avenidas Avellaneda y Nazca y, luego, se trasladó hacia el paso a nivel de Nazca y Yerbal, a la altura de la estación Flores, e interrumpió el paso del Tren Sarmiento, que por allí circula.

La semana pasada, la Policía de la Ciudad, junto con agentes de la Agencia Gubernamental de Control (AGC), desplegó un nuevo operativo para evitar la instalación de puestos de venta ambulante vendedores ambulantes en el área comercial de Flores, principalmente en las calles Avellaneda, Bogotá, Cuenca, Argerich y Aranguren.