Esta vez no fueron lo veganos, se trató de Greenpeace que con un ingenioso mecanismo activó, desde un control remoto, carteles instalados en el palco de La Rural en momentos que estaba haciendo uso de la palabra el presidente de la entidad, Daniel Pelegrina. En uno de ellos se podía leer, «Ganaderos basta de desmontes», y en el otro «Destruir montes es un crimen». Los presentes en el palco, incluido el propio presidente Mauricio Macri, tardaron algunos segundos en darse cuenta que se trataba de una protesta y los arrancaron con violencia a la vista de todos.

La organización ecologista publicó un video en su página web ratificando su autoría del reclamo y advirtió que de implementarse el acuerdo MERCOSUR – Unión Europea, crecerá la demanda de carne vacuna argentina, será más rentable el negocio exportador de los grandes frigoríficos y aumentará la presión sobre los bosques.