La conducción de la UCR emitió un documento, con las firmas del presidente partidario, Alfredo Cornejo, y de ambos jefes parlamentarios, Mario Negri y Luis Naidenoff, que resultó ser muy crítico del gobierno ante la nueva composición del Consejo de la Magistratura, definiendo como «impericia en las filas del propio oficialismo».

El pasado viernes los bloques de diputados del Frente para la Victoria, el Frente Renovador, Argentina Federal y otros sectores de la oposición arribaron a un sorpresivo acuerdo para quitarle a Cambiemos un lugar en el Consejo de la Magistratura, una maniobra que dejó al oficialismo lejos de tener número para remover jueces. La oposición propuso a Eduardo «Wado» De Pedro y a Graciela Camaño como miembros titulares en representación de la Cámara baja, mientras que el oficialismo debió conformarse con la ratificación de Tonelli y Negri no podrá seguir integrando el órgano que audita a los magistrados. Está previsto que este martes, a las 18, se realice la ceremonia de asunción de los nuevos miembros. Para el radicalismo esto significará un «retroceso» en las causas judiciales contra exfuncionarios del kirchnerismo. «No nos sorprende lo ocurrido, no somos ingenuos. Lo que sí nos causa sorpresa y también profundo malestar, es la impericia en las filas del propio oficialismo. Se ha afectado una banca en el Consejo de la Magistratura que detentábamos desde su fundación, allá por 1998», señala el comunicado radical, manifestando «preocupación» no sólo por la nueva integración sino por «la forma en la que se ha llegado a esa conformación».