Uno de los símbolos culturales de la ciudad, la librería Clásica y Moderna, desalojada este martes por orden judicial. La crisis económicas se fue devorando lentamente este preciado lugar que arrastra 80 años de historia.

La escasa recaudación, producto de la caída de las ventas provocaron atrasos en el pago del alquiler colocando al tradicional bar literario que fue lugar de encuentro de reconocidas personalidades como Jorge Luis Borges, Manuel Mujica Lainez y Adolfo Bioy Casares, al borde de la desaparición. La librería, que fue declarada de «Interés Cultural» por la legislatura porteña cerró este martes y sus administradores tienen 30 días para abonar el total de la deuda y poder reabrirlo. Clásica y moderna abrió en 1938 impulsada por Francisco Poblet. Más tarde su hija, «Natu» Poblet, la regenteó  hasta su fallecimiento hace 2 años, cuando quedó en manos de su marido Alejandro Monod.